Diputado Rathgeb por ataques incendiarios en Vilcún y Lumaco: “El silencio de algunos ha sido cómplice de ataques incendiarios”

El parlamentario fustigó el actuar de sujetos que nuevamente quemaron maquinaria en La Araucanía, agregando que esto sigue siendo consecuencia directa del mutismo de algunos.

Nuevamente los ataques incendiarios se hicieron sentir durante las últimas horas en la Región, en primer lugar en Lumaco, donde desconocidos quemaron maquinaria y galpones, efectuando disparos, para luego darse a la fuga dejando panfletos alusivos a la causa mapuche.

Horas más tardes en Vilcún, sujetos incendiaron camiones y artefactos de uso forestal, para luego arrancar del lugar a plena luz del día.

El diputado de Renovación Nacional por La Araucanía, Jorge Rathgeb Schifferli, fustigó lo ocurrido tanto en Malleco como en Cautín, indicando que esto se debe a la actitud pasiva de muchos que pudieron alzar la voz en su momento y que no lo quisieron hacer.

Rathgeb añadió que esto no es más que infundir el temor y el terror en la comunidad, con actos de una cobardía absoluta y donde quienes resultan más damnificados son trabajadores que ven en peligro la continuidad de su fuente laboral.

El diputado agregó que si nadie habló en su momento, es difícil que lo hagan ahora, cuando la seguidilla de hechos de similares características ha sido una constante en la Región durante el último tiempo.

“Acá existen opinólogos de muchos temas, que realizan juicios de valor y elabora múltiples teorías de todo, pero misteriosamente, cuando hay ataques incendiarios, cuando se dañan fuentes laborales, quedan en silencio y no dicen absolutamente nada. Esa actitud de silencio, el que no hayan hablado en su momento, es lo que hoy nos tiene así y donde el Gobierno también debe hacer su respectiva autocrítica. Como diputado insisto, mientras más silencio exista, es mayor el rango que se le da a quienes están detrás de todos estos actos”, indicó Rathgeb.

Para el parlamentario es indispensable que las autoridades recurran a los lugares donde se producen los ataques, conversen con los vecinos y cercanos, para así conocer de primera fuente lo que ocurre y no esperar versiones de terceros.

Agregar un comentario