Notable aumento de incautaciones: PDI decomisó casi 11 mil dosis de medicamentos en centro de Temuco

Nuevamente, la Policía de Investigaciones de Temuco incautó medicamentos vendidos de manera irregular y detuvo a una mujer -mayor de edad- por la comercialización de estos fármacos en el sector céntrico de la ciudad. 

Los detectives de la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y Patrimonio Cultural (BIDEMA) Temuco, se encontraban realizando diligencias investigativas por el sector, específicamente por calle Manuel Rodríguez, cuando se percataron que una mujer estaba ofertando productos farmacológicos de distinto tipo en la vía pública sin autorización.

Al respecto, el subprefecto Claudio Veisaga, jefe de la Bidema Temuco, indicó que en esta oportunidad se incautaron 10 mil 983 dosis de medicamentos, agregando que “todo este procedimiento fue enmarcado en una operación internacional denominada ‘Carbono’, la cual tiene como finalidad sacar de circulación la venta de medicamentos ilegales en el país”.

La vendedora no portaba resoluciones sanitarias, por lo que fue aprehendida por delitos contra la salud pública e infringir normas asociadas al expendio de medicamentos, de acuerdo a los artículos 313 y 314 del Código Penal, y los medicamentos fueron incautados por el personal policial.

En la ocasión, se incautaron de medicamentos tipo antinflamatorios, antiulcerosos, antihipertensivos, antimicóticos, entre otros, los que solo pueden ser comercializados en establecimientos tipo A, es decir, en farmacias establecidas.

El Ministerio Público instruyó dejar en libertad a la detenida, quien quedó apercibida de conformidad al artículo 26° del Código Procesal Penal, por lo que quedó en calidad de imputada a la espera de la citación por parte de la fiscalía. 

Cabe señalar que entre los meses de julio y lo que va de septiembre, la Bidema Temuco ha incautado alrededor de 30 mil dosis de fármacos vendidos irregularmente, por lo que se recomienda a la ciudadanía comprar siempre en lugares establecidos, ya que el comercio informal no cumple con las normas de conservación necesarias; no consumir medicamentos sin supervisión médica; fijarse que los medicamentos cuenten con las respectivas resoluciones sanitarias, y observar que las fechas de caducidad y medidas de seguridad no estén adulteradas.