El suelo: recurso fundamental en nuestro ecosistema

En el contexto del Día Mundial del Suelo que se celebra cada 5 de diciembre, una fecha que tiene como objetivo incrementar la comprensión de la importancia del suelo para la seguridad alimentaria y las funciones esenciales del ecosistema, estimo necesario visibilizar el trabajo conjunto realizado entre la Academia y el Senado, a través de una mesa técnica integrada por más de 50 científicos de diversas casas de estudio de todo Chile.

Un esfuerzo conjunto de 2 años que nos ha permitido presentar la primera Ley Marco de Suelos, una iniciativa legal que esperamos permita generar una discusión seria en el parlamento y así hacernos cargo de una deuda inmensa con uno de los elementos más importantes  de nuestro medio ambiente como es el suelo.

Chile es uno de los pocos países de la OCDE que no cuenta con una  legislación que proteja los suelos de los efectos del cambio climático, la  sobreexplotación agrícola, la expansión urbana, la erosión, desertificación y la contaminación. Por lo que a través de un nuevo marco jurídico, nuestra Comisión de Agricultura podrá  ofrecer una nueva normativa medioambiental para nuestro país.

A través del proyecto Ley Marco de Suelos, que ingresamos al Senado a mediados de noviembre, y que ya fue aprobado en general en la Comisión de Agricultura, buscamos regular la gestión sostenible del uso del suelo, así como resguardar su protección y restauración; con la finalidad de evitar su degradación; promoviendo su identificación, estudio, clasificación y conocimiento; y considerando además los tratados internacionales ratificados por Chile.

Esta iniciativa legal, considera que existen diversas causas que provocan la degradación del suelo, las cuales podrían ser resueltas abordando 4 aspectos fundamentales; como lo son: el ordenamiento territorial, la contaminación, la pérdida de suelos por erosión y el cambio climático. 

Considerando que  este proyecto es una Ley marco, se definen siete principios (científico, integralidad, equidad territorial, gobernanza, participación ciudadana, responsabilidad y sostenibilidad del suelo) los que actuarán como normas orientadoras sobre las cuales se ampara y aplica la normativa propuesta; además de 23 definiciones, todas justificadas técnicamente, que otorgan el sustento de la evidencia científica que debe acompañar a este tipo de iniciativas. 

Para quienes se preguntan, ¿Por qué esto es importante?, debemos señalar que los suelos desarrollan una serie de funciones; como la producción de biomasa, regular los ciclos hidrológicos y el clima, además de capturar carbono en el contexto del cambio climático, sostener la sobrevivencia humana y ser la principal fuente de materias primas, puesto que se estima que el 95% de los alimentos a nivel mundial provienen de los suelos.

Es por esto, que si Chile quiere ser realmente una potencia agroalimentaria, debemos proteger y manejar el suelo en forma sustentable, trabajo que debemos desarrollar de manera transversal con todos los actores técnicos y políticos, así como también la sociedad civil organizada. Esto nos permitirá contar con normas para el futuro y generar conciencia, porque el cuidado y protección del medio ambiente es tarea de todos.