Ricardo Arjona estrena “Tarot” la única canción que se mudó de Abbey Road a Budapest

Hay canciones que se conciben un día en el tiempo y se aparecen mucho tiempo después.

Ricardo Arjona continúa con la modalidad de presentar una canción por semana en plataformas digitales. HOY viernes 26 de junio estrena el video “TAROT”, de su álbum “Blanco” (álbum completo disponible únicamente en www.ricardoarjona.com y la app Mundo Arjona).

TAROT, otra pieza de esta galería de historias que contradicen el mundo musical del momento, marcando un antes y un después en los proyectos auténticos que nacieron para dejar huella.

Se concibió una tarde en Puerto Rico, nació 25 años después y se mudó de los legendarios estudios Abbey Road a Budapest para ser grabada por la Sinfónica de Budapest

Esta es una de las canciones más artísticas y oscuras del proyecto “Blanco y Negro”, la historia narra el drama de un heroinómano.

TAROT

Letra y Música: Ricardo Arjona

Su padre fumaba en la sala

Su madre miraba el reloj

La aguja está bajo la cama

Muerte gritaba el Tarot

Cucharas que hacen de cocina

Cerillos que encienden la paz

El infierno buscó medicina

Disparos de alivio fugaz.

Era sólo otra noche de esas

De un viaje por el miedo y el dolor

No pudieron ácido y cervezas

Inventarte algún mundo algo mejor.

Y se apagó la luz

Y no volviste más

Y se borró el futuro con sus días y sus noches.

Y se apagó la luz

Y se acabó el dolor

Y te escupió a la cara el fantasma al que le huías.

El ciego vio luces prendidas

El sordo escuchó una canción

El muerto ya estaba con vida

La vida no tuvo razón.

Supiste ya en el otro lado

Que el miedo fue solo un ladrón

Vivir no es andar asustado

Morir no fue la solución.

El rehab te habló de otro camino

Con el protocolo de rigor

Héroe no existe en femenino

Ni confundas a un dealer con doctor

Y se apagó la luz

Y no volviste más

Y se acabó el futuro con sus días y sus noches

Y se apagó la luz

Y se acabó el dolor

Y te escupió a la cara el fantasma al que le huías

El ciego vio luces prendidas

El sordo escuchó una canción

El muerto ya estaba con vida

La vida no tuvo razón.

Agregar un comentario