La mirada sanitaria en La Macrozona: Kinesiólogos piden a las autoridades protección y medidas reparatorias

La violencia en el sur de Chile no es una novedad, el conflicto armado, social y político en la Araucanía ha sido tema país por años y hoy, con una pandemia en curso, ha dejado en evidencia otra de sus aristas: La Sanitaria.

Si bien afecta a la comunidad en general, hay un llamado específico de un grupo de profesionales, los kinesiólogos, organizados, en el Regional de la Araucanía, su Director, Ignasio Opitz comenta, “en el caso específico de los kinesiólogos y kinesiólogas, se han presentado ataques de ruta o trayecto impidiendo que puedan llegar a sus lugares de trabajo, o bien, en los traslados de rondas rurales para la atención sanitaria para la población con problemas de acceso. Durante el año pasado, específicamente en la madrugada del 10 de julio del 2021, se realizó un atentado incendiario donde se vio afectada la estación médico rural de Pidima, que contaba con box kinesiológico y odontológico; esto atenta contra los derechos laborales del personal sanitario de la zona y a los usuarios de la localidad”.

Los efectos que pueden tener los hechos de violencia rural son múltiples. En primer lugar, se ve afectada la salud de la población a cargo de los establecimientos de salud; se vulnera el acceso a las prestaciones sanitarias, las cuales son consideras un derecho de los usuarios; afecta a la salud física, mental, emocional, social, comunitaria y laboral de toda la población residente en la zona donde se desarrolla este conflicto.

Según comenta el profesional, los usuarios se ven afectados en el acceso y la oportunidad de atención principalmente, lo cual conlleva a la descompensación de las patologías crónicas (enfermedades no transmisibles), subdiagnósticos clínicos, aumento de condiciones de discapacidad y de las enfermedades de salud mental. Claramente los pacientes en condición de vulnerabilidad social y de accesos territoriales, son los que se ven más afectados con esta situación.

En cuanto a la organización del gremio el Director Regional cuenta que, “hemos estado al pendiente de los hechos que ocurren en la zona de forma basal. Posteriormente hemos solicitado reuniones con el administrador municipal de Collipulli, los directores de los Departamento de Salud Municipal de las comunas de Ercilla y Carahue, con el Gobernador de la Región, con el Servicio de Salud Araucanía Norte y el presidente de la Cámara de Diputados.


La última reunión, fue con el Departamento de DD.HH y Género de la Subsecretaria de Salud Pública del Ministerio de Salud. El objetivo es poder posicionarnos como una asociación que se preocupa y vincula con el personal de salud, los cuales se ven afectados directa e indirectamente con la situación de violencia que se acentúa el último tiempo”.

El llamado de las autoridades locales, regionales y nacionales por parte del Colegio de Kinesiólogos, es en NO escatimar en esfuerzos respecto a la protección sociocultural del personal como de los usuarios, sin olvidar establecer medidas reparatorias para la comunidad que se ve involucrada directa e indirectamente en el denominado “conflicto de violencia rural” en la zona de Arauco-Malleco.