“¡Vamos, vamos, la gente salga!”: Registro capta el rescate de Carabineros a víctimas de atentado en Carahue

En un registro audiovisual, se muestra el actuar de la patrulla de Carabineros de la Subcomisaría de Carahue corriendo a toda velocidad por el campamento forestal Casablanca, el que se encontraba bajo intensas llamas. Fue el primer dispositivo policial en llegar al lugar del atentado incendiario, encontrándose con 13 personas, entre adultos mayores, mujeres y niños, las que lograron evacuar los uniformados en un rápido y decidido actuar.

“Comando y control, estoy sacando gente civil, por favor, estoy sacando gente civil”, se escucha comunicar al jefe de la patrulla de Carabineros a la Central de Comunicaciones (Cenco) mientras corrían hacia las casas de las familias de los trabajadores forestales.

“Cuidado a la derecha, los estanques”, se escucha gritar a otro de los efectivos, advirtiendo a sus colegas del peligro ya que en el lugar había en combustión una bodega contenedora de combustibles y aceites. Mientras avanzan, otro de los funcionarios grita a viva voz “¡Vamos, vamos, la gente salga!”, dirigiéndose a las familias que habitaban el campamento quienes impactadas aún no abandonaban la zona del incendio luego del cobarde ataque.

El Coronel Richard Gutiérrez, Prefecto de la Prefectura Cautín, señaló que “Carabineros de la Subcomisaría Carahue y destacamentos cercanos, al llegar al lugar se encontraron con este triste escenario en el que 10 viviendas se encontraban ardiendo, asimismo una bodega y vehículos que se estaban quemando. Lo más importante, fue verificar la presencia de personas de la tercera edad, mujeres y niños que estaban en el sector a quienes Carabineros procedió en forma inmediata a evacuarlos y ubicarlos en una zona segura, con la finalidad de evitar algún tipo de lesión que pudiera afectarles”, precisó.

Todo aconteció minutos después que encapuchados armados quemaron el campamento y faena forestal Casablanca. Carabineros arribó rápidamente al lugar, auxiliando a las víctimas, evacuándolas a una zona segura, lo que permitió que finalmente, no se registraran personas lesionadas.