Carabinero que atendió a mujer que simuló pedir un taxi para denunciar agresión en Victoria: “Pude intuir nerviosismo y miedo”


El Cabo 2do. Daniel Álvarez Contreras, telefonista de la 4ª Comisaría “Victoria”, recibió el pasado domingo el llamado de una mujer de 30 años, víctima de violencia intrafamiliar, generando una rápida respuesta policial que permitió la detención de su conviviente.

El reloj marcaba las 05:39 horas de la mañana del día domingo 4 de julio, cuando un llamado al 133 ingresó a la 4ª Comisaría de Carabineros “Victoria”, en la región de La Araucanía. El Cabo 2do. Daniel Álvarez Contreras, telefonista de servicio, levantó el auricular y respondió a una mujer que desde el otro lado solicitaba un taxi, lo que resultó ser una cortina para denunciar un caso de violencia intrafamiliar. 

“Recibí el llamado de una mujer solicitando un móvil (taxi) con su voz temblorosa, nerviosismo, miedo… fue lo que pude intuir en ese momento”, relató el Cabo 2do. Álvarez cuya habilidad, empatía y olfato policial lo convirtieron en el héroe de esta historia. “Pedía un móvil a lo que yo le consulté si tenía algún procedimiento policial y me percaté de la situación que estaba ocurriendo en ese domicilio”, contó.

Desde el otro lado sostenía el teléfono la víctima, una mujer de 30 años de edad, quien recibía amenazas de muerte por parte de su conviviente. La llamada continúa. “Le manifesté que enviaría un móvil a su domicilio y lo gestiono vía frecuencia radial con el personal policial para que concurra en forma rápida”, recordó el Carabinero quien, en un segundo contacto con la víctima, le entregó contención mientras que en cosa de minutos, un vehículo de Carabineros de la 4ª Comisaría “Victoria” llegó al lugar y detuvo al agresor de 33 años de edad. 

“La sensación fue grata al saber que pudimos ayudar a una víctima de violencia intrafamiliar y evitar un mal mayor. Hacemos un llamado a la gente a seguir confiando en Carabineros y hacer buen uso del 133 ya que al hacer ‘pitanzas’ pueden estar interrumpiendo el llamado de una persona que realmente lo necesita”, finalizó el Cabo 2do. Álvarez, con la satisfacción del deber cumplido.

El imputado fue formalizado en el Juzgado de Garantía de Victoria por el delito de amenazas en violencia intrafamiliar, decretándose en su contra la cautelar de prohibición de acercarse a la víctima y al domicilio.