7 errores financieros que no debes cometer

Mantener la salud del bolsillo no es fácil, sobre todo si se enfrentan problemas como la pérdida del trabajo, una enfermedad inesperada o reducción de los ingresos. En la Araucanía la tasa de desocupación alcanzó el 9,1% en el trimestre octubre-diciembre de 2020, de acuerdo al INE y el número de trabajadores con contratos suspendidos llega a 31.657, detalla la Superintendencia de Pensiones.   

Por eso, Defensa Deudores te entrega un ranking de los principales errores financieros:  

1-No tener un presupuesto: “si no se lleva un registro de los gastos e ingresos mensuales será muy complicado mantener un orden”, señala el abogado y director legal de Defensa Deudores Mario Espinosa. De esta manera, podría llegar a fin de mes sin dinero y sin saber en qué gastó.  

2-Depender siempre de la línea o tarjeta de crédito: “un problema frecuente es que las personas para poder costear todos sus gastos mensuales se acostumbran a recurrir a la línea o tarjeta de crédito, como si se tratara de parte de sus ingresos fijos”, agrega el abogado.  

El problema es que se termina gastando más dinero del que se recibe, por ejemplo, con su sueldo y no se ajusta a su realidad financiera.  

3-Acostumbrarse al pago mínimo de la tarjeta de crédito: esta alternativa permite evitar caer en estado de morosidad, pero recurrir frecuentemente al pago mínimo no es lo mejor, ya que al hacerlo el monto que se paga corresponde principalmente a intereses. 

4-Hacer la “bicicleta”: cuando se comienzan a experimentar problemas financieros se busca como salida pedir créditos o préstamos para cubrir otros, lo que genera que la persona acumule numerosas deudas y termine sobreendeudada.  

5-Endeudamiento informal: si decide recurrir a herramientas de endeudamiento siempre hacerlo en instituciones financieras formales.

Recurrir al endeudamiento informal, como a prestamistas, tiene riesgos asociados y por lo general también significa pagar un interés superior al Interés máximo convencional, que es la tasa máxima que se puede cobrar legalmente. 

6-Dejar pasar el tiempo: si detecta complicaciones financieras es clave buscar una solución lo antes posible. Si se deja pasar el tiempo la situación se hará más grave, por ejemplo, si tiene cuentas impagas podría ser demandado y la deuda seguir creciendo. 

7-Ignorar una demanda de cobranza: si fue notificado de una demanda de cobranza debe saber que es una situación que requiere que preste atención, ya que podría exponerse a riesgos como el embargo y posterior retiro de bienes por sus deudas impagas. 

Requerirá de un abogado que pueda representarlo y defender sus intereses. Debe considerar que los plazos para defenderse de un juicio de cobranza son cortos: en general se trata de un periodo de cuatro u ocho días hábiles desde que se realizó el “requerimiento de pago”. Esta gestión, en la gran mayoría de los casos, es hecha por un receptor judicial y puede formalizarse en el mismo momento de la notificación de la demanda o bien unos días después.   

En Defensa Deudores llevan 20 años asesorando a personas y pymes sobreendeudadas. Cuentan con sucursales en diferentes partes del país y también atención 100% online. La primera consulta es gratis.