Woodstock 2019: Dos eventos compiten para dar homenaje al mítico festival

Dos eventos competirán por la titularidad del homenaje al mítico festival en su 50º aniversario, el próximo mes de agosto

Parece que el 50º aniversario del idealizado Festival de Woodstock no estará marcado por el lema de «paz y amor», sino por otra máxima menos hippie y más neoliberal: «libre competencia». Medio siglo después de aquellos tres días de música que pasaron a la historia, dos eventos competirán por la titularidad de su legado celebrando sendos homenajes que coincidirán en el tiempo, los días 16, 17 y 18 de agosto.

El primero que se ha anunciado es el Bethel Woods Music and Culture Festival, que juega con la baza de la localización para reclamar su autenticidad, ya que se celebrará en Bethel, la misma localidad que acogió los escenarios donde actuaron Joan Baez, Joe Cocker, Jefferson Airplane, Santana, Janis Joplin y compañía. Está organizado por el Centro para las Artes de Bethel Woods, actual propietario del recinto donde tuvo lugar el festival de 1969, y aunque aún no se ha anunciado su cartel, el festival ha establecido una alianza con la todopoderosa promotora Live Nation así que es de suponer que contará con una alineación de lo más potente.

Simultáneamente, en otra localidad del estado de Nueva York, Watkins Glen, tendrá lugar el Woodstock Music and Arts Fair 2019, impulsado por el organizador del festival original, Michael Lang, quien se ha apresurado a proclamar que el suyo es el único homenaje «oficial y genuino» que se hará este año. «Es hora de poner fin a la especulación y anunciar oficialmente que Woodstock 50 está sucediendo», informó el promotor el pasado jueves, en un comunicado que alude directamente a la era Trump como agente movilizador de una nueva oleada de post-hippismo musical. «El festival original en el 69 fue una reacción de los jóvenes de la época a las causas por las que nos sentimos obligados a luchar: los derechos civiles, los derechos de las mujeres y el movimiento contra la guerra, y dio paso a nuestra misión de compartir paz, amor y música. Estamos experimentando desconexiones similares en nuestro país, y una cosa que hemos aprendido es que la música tiene el poder de unir a las personas. Por eso es hora de recuperar el espíritu de Woodstock, involucrarse y que sean nuestras voces las que se escuchen. Queremos que esto sea más que solo asistir a un concierto. Y espero que muchas de las bandas se conviertan en parte de este esfuerzo para que la gente se ponga de pie y se haga escuchar, para salir y votar».

Woodstock Music and Arts Fair 2019 tampoco ha anunciado su cartel (lo hará dentro de un par de semanas), pero Lang asegura que combinará grandes nombres con nuevos talentos de rock, hip hop, pop y country en más de sesenta actuaciones sobre tres escenarios diferentes.

Las entradas de ambos eventos se pondrán a la venta en febrero, y aunque ahora mismo en las redes hay división entre los melómanos, el debate entre optar por la autenticidad de la localización o el de la organización pronto se dilucidará, cuando se conozcan los carteles dentro de un par de semanas. Quizá entonces algunos nostálgicos opten por no ir a ninguno de los dos.