Mundo laboral: Cómo lograr un home office productivo en tiempos de coronavirus

Cinco recomendaciones para que la productividad de la empresa se mantenga ahora que la contingencia puede obligar a los colaboradores a trabajar desde la casa.

La pandemia del coronavirus parece expandir y consolidar lo que desde hace algunos años se marcaba como tendencia: el trabajo a distancia. Y es que con la cuarentena por el Covid-19, muchas organizaciones con protocolos anticuados han debido adaptarse rápidamente a la realidad, y empezar a funcionar de manera remota. 

                      ¿Funcionará?, ¿los trabajadores estarán comprometidos?, ¿será una buena decisión?, suelen ser inquietudes muy recurrentes para los empleadores al momento de establecer home office. Sin embargo, en tiempos en que la mayoría de las organizaciones se han apegado a este modelo de trabajo, la pregunta debiese apuntar a cómo lograr que sea productivo.

                      Para Enrique Araneda, division manager de la empresa de reclutamiento Robert Half Chile, el home office puede ser el mejor aliado para enfrentar el estancamiento de operaciones originado por crisis sanitarias como la que está viviendo el mundo. Este formato de trabajo nos obliga a trabajar de un modo diferente, por lo que es muy importante aplicar diferentes medidas para que pueda ser productivo y eficiente para todos.

                      “El trabajo en casa realizado de manera eficiente ofrece muchas ventajas para las empresas y empleados. Las primeras optimizan sus procesos, se adaptan a estrategias nuevas y exploran nuevas tecnologías, mientras que los trabajadores reducen sus niveles de estrés al eliminar factores como la distancia, tráfico y tiempo de traslado, lo que hace que su productividad aumente”, señaló Enrique Araneda. 

                      En esta línea, hace pocos días en Chile se aprobó el proyecto de ley sobre teletrabajo, que permite al trabajador prestar sus servicios total o parcialmente, desde un lugar o espacio distinto al de la empresa, posibilitando distribuir de mejor manera la jornada laboral. Lo anterior alude a la importancia que ha adquirido este método de trabajo, en tiempos en que la contingencia ha obligado a asumirlo inmediatamente. 

                      Un estudio de Robert Half Chile señaló que casi el 11% de los encuestados no está a favor de laborar desde su casa, teniendo como principal argumento que hay menos foco en el trabajo (43%), por lo que es muy relevante que las empresas establezcan diferentes acciones para evitar que la productividad y eficiencia disminuyan. 

                      En casa hay varias distracciones que podrían impedirnos ser productivos, por lo que en Robert Half te compartimos algunas recomendaciones para incrementar las posibilidades de éxito en el home office:

  1. Manejo de horarios. El estar en nuestro hogar no significa que tenemos que permanecer todo el día pegado al computador o al celular. Debemos respetar nuestro horario laboral tradicional, conectarnos y avisar al equipo que ya estamos operativos. También, es muy importante comunicar las pausas que tomemos, como ir a comer. 
  2. Separar lo doméstico de lo laboral. Es muy importante hablar con nuestra pareja, padres, hijos y amigos, según sea el caso, para hacerles saber que durante cierto horario estaremos dedicados a nuestras labores profesionales y que no podemos ser interrumpidos, a menos que sea algo importante. 
  3. Habilitar equipo y espacio para trabajar. Abandonar la oficina puede significar tener que lidiar con otros grandes obstáculos, como una mala conexión de wifi, la falta de motivación y hasta la soledad. Ante esto, debemos acondicionar un área del hogar, de preferencia fija, para efectuar nuestras labores cotidianas y evitar que factores externos afecten nuestro rendimiento y concentración. 
  4. Apoyarse de la tecnología. Con respecto al trabajo en conjunto y orientado a resultados, existen múltiples plataformas en línea como Hangout, Zoom, Slackline y Monday, entre otras, que nos permiten organizarnos y comunicarnos de gran manera. 
  5. Determinar por objetivos. Es recomendable que se organicen videollamadas al inicio y al final de la semana. La primera para fijar pasos a seguir y la segunda para tener una actualización, en la que se fijen pendientes y el progreso de metas. La comunicación diaria es fundamental para mantener el enfoque y la motivación, tanto individual como grupal. 

                      Lo cierto es que cuando pase la pandemia, tendremos muchos desafíos por delante, y entre ellos estará definir cuáles son las nuevas culturas de trabajo, cómo medir la productividad a distancia y cómo capitalizar en términos de experiencia este gran aprendizaje colectivo mundial. 

Agregar un comentario